CAYERON LOS FALSIFICADORES DE MATAFUEGOS

La Policía de la Ciudad allanó un comercio en Flores de venta de elementos contra incendios y secuestró matafuegos y artículos para la seguridad industrial con obleas apócrifas de la AGC.

Se secuestraron más de 70 matafuegos, stickers, obleas y otros elementos.

 

Personal de la División Contravenciones y Faltas Contra el Orden Público de la Policía de la Ciudad junto con representantes del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) y la AGC realizaron un allanamiento en un local ubicado en la calle Condarco al 300, ordenado por el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Número 11 y con intervención de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 34, en el marco de una investigación de tres meses para lograr desbaratar una organización que falsificaba obleas de habilitación de matafuegos.

 

Las tareas comenzaron a raíz de una denuncia de una empresa de recarga oficial de matafuegos, indicando que en el local de Flores se comercializaban los extintores con obleas apócrifas de la AGC.

 

Durante el operativo, se logró determinar que, además de falsificar las etiquetas y simular que habían llenado los extintores, los responsables del comercio no aceptaban matafuegos vacíos para evitar la recarga real y les indicaban a los clientes que el objeto no servía y que debían comprar uno nuevo.

 

Esta fraudulenta maniobra tenía como víctimas a establecimientos educativos públicos y privados del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Los efectivos secuestraron durante el procedimiento unos 73 matafuegos con etiquetas falsificadas de la AGC, 54 stickers listos para ser colocados, 110 etiquetas “emitidas” por la Provincia de Buenos Aires, 2 válvulas de extintor, un matafuego con fecha de fabricación de diciembre de 2022 y con el marbete, que es la anilla plástica que certifica que el extintor fue cargado, pegado con pegamento.

 

Además, incautaron una computadora, en la que los oficiales observaron la confección de las etiquetas, una impresora destinada a la producción de los autoadhesivos, cuatro teléfonos celulares, 68 marbetes, 70 precintos para colocación en matafuegos y documentación de interés para la causa.

 

Cabe destacar que se descubrió que en las tarjetas colocadas hacían alusión de manera apócrifa a varias empresas legalmente constituidas y habilitadas para la recarga de extintores.

 

Mientras se llevaba a cabo la pesquisa, ingresaron al local comerciantes de la zona que denunciaron haber comprado matafuegos en el lugar e hicieron entrega de 6 unidades con etiquetas apócrifas.

 

La Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 34 ordenó el secuestro de la totalidad de los elementos hallados y notificar a los imputados: madre e hijo de 57 y 32 años, respectivamente, por infracción a los artículos 292 y 296 del Código Penal.

Si necesitás más información sobre esta noticia seguinos en Twitter: NPolicialesBA.